y más

Cuando no disfruto ejerciendo de madre

No siempre disfruto ejerciendo de madre. Sé que puede sonar mal lo que digo, o que hay quien puede pensar que soy una madre regular por decirlo. Sin embargo, yo no lo creo así. Mis hijos son lo mejor que me ha pasado en el mundo. Ser madre es, sin duda, lo más maravilloso que he hecho jamás; y mis dos pequeños, mi alegría de vivir. Simplemente, creo que hay dos conceptos que deberíamos distinguir: el ser madre, y el ejercer de madre.

Tal vez os parezca una tontería o una paradoja, pero a mi me parece que es una distinción relevante. Sobre todo, porque evitaría que muchas madres se sientan mal o culpables pensando que deberían ser felices porque la maternidad es lo más maravilloso del mundo, y sin embargo ellas más que felices, a veces, se están sintiendo agotadas, con ganas de salir un rato solas, o lo que sea.

Llego a un café. Solo pretendo coger un café para llevar. No voy a quedarme, porque no es un sitio “kid friendly” y mis hijos no disfrutarían mientras yo tomo el café o mientras ellos toman también algo. Por eso, entro solamente a pedir uno para llevar. Llevo todo el día corriendo, haciendo gestiones y cosas de la casa y de la familia, y me apetece aunque sea tomarme un café mientras caminamos. Intento que el camarero me haga caso, pero mientras tanto mi hijo pequeño ya se ha marcado como objetivo vaciar el servilletero de una mesa de al lado. Me acerco para decirle que el servilletero no está para eso, y que si espera un momento salimos ya del café y jugamos fuera. Entre tanto, pierdo mi turno para que el camarero me haga caso. Y, por supuesto, mi hijo no cesa así como así, en su misión de vaciar el servilletero. Al mismo tiempo, la peque ha identificado una máquina llena de chucherías fuera del café, y quiere que compremos unas. Yo no quiero que coma dulces en ese momento, y le explico por qué. Pero a ella no le convence mi argumentación, e insiste e insiste, enfadándose cada vez más. Sigo sin poder pedir mi café aún y, a la vez, de reojo vigilo que el niño no vacíe el servilletero (ahora ya me conformo con que solo saque unas pocas). ¿Cuál creéis que es el desenlace? Efectivamente, salgo de la cafetería sin café, y haya paz.

¿Os suena la estampa? Igual podéis cambiar cafetería por supermercado, o tienda A, lugar B o hasta la propia casa; y en vez de servilletero o máquina de chucherías, podéis poner no querer ir en el carro, querer coger X cosas, o decidir que no quieren dormir o que quieren o les apetece lo imposible.

Yo adoro a mis hijos y ser madre es lo más maravilloso que me ha pasado nunca. Tengo mi móvil lleno de fotos de mis peques. Incluso, mientras estoy trabajando o salgo un rato sin ellos, estoy pensando en ellos y en las ganas que tengo de verles, y hasta de oírles discutir. Pero, la cuestión es, que si bien ser madre es absolutamente increíble, ejercer de madre a veces no lo es tanto, y el disfrute es cuestionable. Ojo -aquí creo el error de no separar conceptos, y la importancia de que empecemos a hacerlo-, eso no significa, en ningún momento, que yo cuestione mi amor por mis hijos, ni mi absoluta certeza de que ser madre es lo mejor que he hecho nunca. Lo único que significa, es que ejercer de madre a veces resulta duro, cansado, o incluso te puede dar ganas de llorar. Pero, no por ello, tenemos que sentirnos culpables, ni nadie debe juzgarnos. El estereotipo de “mamá feliz”, domina las revistas, las redes sociales, etc. y parece como si fuera una obligación anexa al hecho de convertirse en madre. Es como si la maternidad hubiera pasado a ser, socialmente, un estado ideal. Y repito, lo es, en el sentido de que quien tenga hijos porque lo desea, seguro sentirá que son lo más maravilloso que le pueda pasar nunca. Pero, ello no quita que ejercer de madre sea también duro a veces, y aun siendo la madre más feliz del mundo por el hecho de tener hijos que adoro, sienta que en ocasiones no disfruto ejerciendo de madre (si pudiera ser la tía molona, la abuela que les mima, o la amiga que se une a sus juegos,… :)).

¿Alguien más del club de las madres que, sus hijos son lo mejor que tienen en el mundo, pero no siempre disfrutan ejerciendo de madres? ¡Y no por ello somos malas madres, ni tenemos que sentirnos culpables!

Un besazo y feliz martes

Publicaciones Anteriores Siguiente Post

También Podría Gustarte

26 Comentarios

  • Responder carol Septiembre 1, 2015 en 12:20 pm

    No podria estar mas de acuerdo. Hoy estoy totalmente agotada y deseando que empiece el colegio y claro eso luego me hace sentir culpable. Muchas veces las redes sociales tan de moda nos hacen ver solo los momentos buenos de muchas mamas y parece que ellas no tienen bajones ni están cansadas. Un beso

  • Responder Ely Septiembre 1, 2015 en 1:55 pm

    Pues estoy de acuerdo contigo al 100%. Para mi ser madre ha sido un descubrimiento maravilloso pero estoy 24 horas al día con ellos, sin relevos o cambios de aire (el parque no cuenta) y en ocasiones me apetece tener un rato para mí, para pensar, para escribir o para no hacer nada!
    Gracias, piensa que no estás sola! Besos
    Besos

  • Responder sol sanchez Septiembre 1, 2015 en 3:15 pm

    comparto. Es así y en el fondo todas lo sabemos y debemos entender a todas las madres y padres q están en este viaje. Un beso y bienvenida a estas tierras q aun no te lo había dicho

  • Responder desmadreando Septiembre 1, 2015 en 4:59 pm

    ¡Uf! esos momentazos…y te faltaron las miradas de los “ajenos” porque no sabes controlar a tu descendencia….

    Te entiendo y creo que toda mujer que es madre y te lea se sentirá identificada.

    Es curioso porque parece ser que hay ciertos temas que si te quejas o hablas de esas “verdades”parece que eres injusta, desagradecida con la vida o mala madre….

    Nada de eso, simplemente somos humanas y hay momentos que también son difíciles.

    ¿Qué hago yo? Hay que ser un poco cara dura. Intento llevar en mi mega bolso de todo para poder controlarlos en esos momentos pero si no ¡coger las servilletas y dejarlo jugar! y así verás que rápido te atienden para que te vayas…

    Es curioso que cada vez hay más sitios kids friendly pero también hay más intolerancia.

    En fin socia…un besazo porque hoy es de esos días…

    Un besote desmadroso

  • Responder Teresa Septiembre 1, 2015 en 7:11 pm

    Pues querida amiga.. me uno a tu club.. hoy es precisamente uno de esos días en los que estoy tan agotada, tan agotada que me pondría a llorar por no poder con todo…y encima la tarde que he pasado con los peques en la primera reunión del cole, ya que no los he podido dejar con nadie, intentando escuchar a la profesora y al mismo tiempo cuidando de que no hiciesen ruido o molestasen, la culpa no es de ellos evidentemente, pero no tenía con quién dejarlos y a veces quieres escapar lejos para estar un ratito a solas…ya no por ellos sino por el mundo entero..por que necesitamos nuestro tiempo para nosotras si o si…

  • Responder Sissi Emperatriz Septiembre 1, 2015 en 7:32 pm

    Qué razón!! Me he sentido totalmente identificada…

  • Responder Patricia Septiembre 1, 2015 en 7:51 pm

    Hola! No te sientas culpable para nada, ni te justifiques tanto, las que tenemos hijos sabemos perfectamente esos sentimientos encontrados. Yo soy madre de 2 niños pequeños y la verdad que se hace duro, muy duro. Pero es verdad que pienso que es lo mejor que me ha pasado en la vida. Incluso, a veces, a pesar de sentirme agotada, pienso en tener un tercero, pero bueno, todo se andará. Un saludo y decirte que me gusta leer estas cosas tan reales que últimamente no veo ni leo por ningún lado.

  • Responder Travesuras de una MAMÁ joven Septiembre 1, 2015 en 8:42 pm

    Estoy contigo 100%. Que mira que quiero a mis hijos pero también me quiero a mi misma y hay veces que me pone hasta de mal humor ejercer de madre porque es un trabajo 24/7 como dicen por aquí… Vamos que no tenemos día libre y casi ni momento. Y yo no me siento mal por reconocerlo, es el tema estrella entre mis amigas con hijos, jaja
    Un saludo desde Londres

  • Responder Marta Septiembre 1, 2015 en 8:53 pm

    Cuánta sinceridad, y cuánto de cierto!!!!

  • Responder Shere Septiembre 1, 2015 en 9:05 pm

    Entiendo perfectamente tu post. Y cada día estoy más segura de que la culpa es nuestra, de las mamis. Queremos hacerlo todo, tachar de nuestra checklist las tareas/compras diarias y NO se puede. Ellos llevan un ritmo diferente y, como niños, necesitan detenerse e investigar.
    Pero todo se ve muy bonito cuando escribes esta parrafada teniendo a la niña dormida, y aprovechando para curiosear el móvil, mientras te tomas un té.

  • Responder Lucía Hernández Septiembre 1, 2015 en 9:23 pm

    Totalmente!! Mi nena tiene un año y es un terremoto. Hoy ha tenido un día de esos, todo el día con la boca abierta…ya no sabía q hacer para q estuvier entretenida jeje.
    Mi marido y yo hemos llegado al acuerdo de tomarnos unas horas a la semana para cada uno, yo me llevo a la niña unas horas y él otro día hace lo mismo. Lo necesitamos aunque sólo sea para ver la tele sin ruido o pintarme las uñas tranquila. Eso sí, cada vez q se la lleva estoy deseando q vuelvan jajaja

  • Responder Isabel Septiembre 1, 2015 en 9:31 pm

    Me ha encantado tu post y el enfoque que le das. Sobretodo, en días como el de hoy que mejor no os cuento…

  • Responder Laura Septiembre 1, 2015 en 10:41 pm

    Creo que caes en la repetición continua de que amas a tus hijos. Sin quererlo la sociedad nos hace creer que necesitar tiempo para nosotras, sin niños, no es ser buena madre. Errores de pensamiento como hay muchos. Disfruta de esos momentos, incomprensibles, contradictorios de hecho, porque se anhelan pero al mismo tiempo se desea llegar lo antes posible a casa para ver a los niños. Es importante SABER que una es buena madre, que da igual lo que digan los demás, que no hay que justificarse de nada de lo que hagamos porque, cuando lleguemos a casa relajadas tendremos mejor humor para disfrutar de los niños y ellos de nosotras.

  • Responder Diana Septiembre 2, 2015 en 6:05 am

    Soy madre de solo una pequeña con ganas de tener otro aunque me veo en el club de las que de vez en cuando necesitamos descansar solo un rato para tomarnos ese café y es verdad que por querer
    Eso no somos malas madres.
    Algunas mamás o casi todas llevamos muchas cosas , que si la casa, un trabajo, los niños y acordarse de todo, facturas, colegios, compra ect…… creo que nos mereceríamos solo un ratito chiquitín.

  • Responder Irene MoRe Septiembre 2, 2015 en 7:50 am

    Peque tiene 3 años y medio y lleva ya un año y medio con los “terribles dos”, que no sé hasta cuando le durarán. Además, la cosa se puso peor con la llegada de Hermanito y los consiguientes celos.
    Les adoro, obviamente daría mi vida por ellos, son lo mejor que tengo con mucha diferencia sobre lo siguiente, si no estoy con ellos les echo de menos, y así podría seguir, pero acabo los días agotada de dar el pecho y sacarme la leche para el pequeño y de discutir POR TODO con el mayor.
    Necesito un descanso y sé que no lo voy a tener, porque no existen las vacaciones de madre, pero eso no quiere decir que no pueda quejarme o sentirme cansada de ejercer de madre, como dices.
    Lo mejor es el comentario de mi madre cuando me quejo “no te quejes hija, que están sanos” O_O
    Besazos.

  • Responder Sandra Septiembre 2, 2015 en 8:15 am

    Hola, en un día como hoy en la que he pasado la milésina noche en vela porque mi hija no acepta que tenga que dormir, con una mamitis constante porque tampoco entiende que su mami vuelva a trabajar después de un maravilloso verano… cuánta falta me hacía leer un post como el tuyo. Empiezo a estar un poco cansada de la imagen ideal que dan algunas blogueras e instagrammers en sus redes sociales. Porque eso me hace sentir aún peor. Yo soy madre sí, quiero a mi hija con locura, con 18 meses todavía mama, duerme en nuestra habitación, estoy a favor de la crianza con respeto, pero eso implica que haya momentos muy duros, realmente complicados en los que te gustaría salir corriendo pero no puedes. En los que no eres la madre que quisieras ser porque otro ser se apodera de ti y te hace sacar tu peor cara. Pero de esos momentos muy pocas hablan, por eso GRACIAS por hacerme sentir que soy humana y que ejercer de madre no siempre es como uno espera.
    Besos!

    • Responder Roxi Septiembre 2, 2015 en 4:33 pm

      La verda q eso pienso yo..q no todas cuentan lo malo ,q no dicen q están artas!! Yo t entiendo xq mi hija d 8 meses tiene mucha mamitis y aun duerme con nosotros en la cama..y x la madrugada aunke m levante a beber agua se despierta..yo stoy pasando los 8 meses mas duros de mi vida xq mi novio trabaja muchísimo y yo m como todo y ella no duerme casi,come fatal ..asiq día si y día no deskiciada!!

  • Responder Samuel Septiembre 2, 2015 en 9:11 am

    Hola amiga, muy de acuerdo en todo, pero amplia esa situación a padres, al menos como yo, que nos sentimos exactamente igual: “Cuando no disfruto ejerciendo de padre”. Un saludo.

  • Responder KARLA Septiembre 2, 2015 en 3:27 pm

    GRACIAS !!!! I FELL BETTER ……….

  • Responder Roxi Septiembre 2, 2015 en 4:35 pm

    Cuantas veces me dan ganas de salir corriendo y dejarlo todo…pero no puedo!!!

  • Responder Mónica Septiembre 4, 2015 en 9:28 am

    Completamente de acuerdo. Creo sinceramente que la “madre happy” es mentira porque todas nos vemos desbordadas mas de una vez y no por eso queremos menos a nuestros hijos. Cada vez tenemos más obligaciones y ellos son niños. Pero si te digo que siendo madre estoy aprendiendo a ver todo de otra forma.

    En mi blog escribí precisamente un artículo de los tres tipos de madres que existen y lo que tu describes claramente es “La madre Realista”, la que no se avergüenza de reconocer que en momentos no todo es tan maravilloso como nos lo venden…

    Pero a que cuando nos miran con esos ojitos se nos olvida todo?

    Un saludo

  • Responder toctocvintage Septiembre 4, 2015 en 10:19 am

    Aunque soy relativamente novata en esto de la maternidad -tengo una hija de 9 meses-, te entiendo perfectamente pero también te digo que no necesitas requetejustificarte. Nadie duda de que quieras a tus hijos, cualquier madre en su sano juicio quiere a sus hijos por encima de todo, pero eso no quita que a veces te hagan perder la paciencia o que te den ganas de llorar porque estás cansada o te sientes impotente. Creo que entre todas hemos contribuido a idealizar la maternidad, a vender esa idea de que todo es maravilloso y perfecto, y no interesa hablar de la parte dura del proceso, que la hay, vamos si la hay. Pero es que ser madre también es eso, no? Lo importante es relativizar esos malos ratos y tomárselo con filosofía. ¿Que no te dejaron tomarte un café? Pues oye, te lo tomas otro día. Los buenos momentos que te aporta la maternidad lo compensan TODO.

    Saludos
    Sonia

  • Responder ASG Septiembre 7, 2015 en 2:14 pm

    Totalmente de acuerdo contigo. Sobre todo siendo lunes, y después de un fin de semana agotador intentando que ellas sean felices, jueguen, salir con ellas,etc y al mismo tiempo, recoger un poquito la casa, organizar la semana,… llega un momento en que te sacan de quicio y lo peor, es que al final saltas por una tontería, pero llevas tanto rato conteniéndote.. En fin, que coincido 100% contigo. Y siempre lo digo: para traer hijos al mundo, hay que tener muy claro que hay que renunciar a muchas cosas aunque por supuesto es lo más maravilloso que me ha pasado y simplemente verlas por el pasillo de la mano hace que todo valga la pena …

  • Responder Embarazada Septiembre 17, 2015 en 11:18 am

    Te doy la razón. Hay muchas cosas que no te cuentan de la maternidad y esta es una de ellas. Pero es parte de la vida de los pequeños llorar y debemos llevarlo lo mejor posible.
    Un saludo y gran post.

  • Responder Sue Octubre 30, 2015 en 12:08 pm

    Es una cuestión de educación de los niños, mi hijo ahora tiene 7 años y JAMAS he tenido que salir de un restaurante o cafetería porque él armase un berrinche o se estuviese comportando de manera inadecuada. ¿Qué es eso de sitios kids friendly? Por favor ni que los niños fueran unas pequeñas bestezuelas asalvajadas que hubiera que mantener lejos de lugares civilizados, repito que es una cuestión de saber educar a los hijos. Estamos criando personas, no lechugas que hay que dejar crecer a su aire

  • Responder modernillos Febrero 22, 2016 en 9:24 am

    Acabo de de descubrirte, y veo que tenemos pensamientos comunes. Yo adoro a mis hijas y sin ellas voy perdida, pero hay momentos en que me pasa como a tí y me gustaría estar sóla, solo por un momento, para tomar ese café deseado, para poder ir al lavabo sin compañia, ducharme sola, etc…
    Además, yo tengo una pequeña tienda infantil y por conciliación laboral, han de pasar algunas horas conmigo, y a veces piden tu atención en esos momentos en los que menos puedes estar por ellas. Aunque la tengo adaptada para ellas, con una zona de juegos común de la tienda y otra especial sólo para ellas en la trastienda.

    Genial también ese texto tan famoso actualmente y gracias al cual te he descubierto.
    Siempre hay que hacer lo que una sienta, en la educación, alimentación, etc.

    Un saludo, y seguiré leyendote.
    Sandra.

  • Deja un comentario