infalible-dormir-bebe
Aprende, y más

Truco infalible para dormir a tu bebé

¿Truco infalible para dormir a tu bebé? La… ¡paciencia! Estoy imaginando vuestra cara de decepción. Ojalá os pudiera dar otros mil remedios mágicos. Mejor dicho, ojalá existieran. Me encantaría compartirlos aquí, o incluso escribir un libro y hacerme rica 🙂 ¿Y el truco para la paciencia? Esta es la siguiente pregunta, supongo. Y para esa no tengo respuesta alguna más que “respirar hondo, intentar buscar ‘el relevo’ con la pareja, pensar que todo son fases y que pasará e incluso echarás de menos ese momento juntos…”

En los últimos días he recibido varias consultas acerca del sueño de los bebés, y me preguntabais qué método he utilizado yo o qué métodos infalibles existen. Mis pequeños se han despertado varias veces cada noche hasta cumplir cerca de los dos años como mínimo (si no algo más). He escuchado a gente eso de “mi bebé duerme del tirón desde que tenía un par de meses.” Yo sigo siendo algo escéptica cuando oigo esas frases, lo confieso. Pero igual hay quien tiene esa lotería. En cualquier caso, creo poder afirmar que son la mayoría. Soy firme creyente de que el dicho “dormir como un bebé” lo acuñó alguien sin hijos. Por norma general, a los niños les cuesta dormir y los niños “duermen mal.” Hace unos días, llegué a leer que según estudios científicos “los bebés lloran por la noche para retrasar la llegada de un hermanito.” Sea cual sea el origen, yo suelo descontar un 50% de aquello que me dicen los que comentan “mi hijo duerme 8horas seguidas y hasta las 9 de la mañana” desde bien pequeño 🙂

dormir-bebe-truco

¿A vosotros os cuesta dormir cuando estáis muy cansados? eso de “estoy tan cansado que no consigo dormirme.” ¿A vosotros os cuesta dormir si os acostáis con la mente muy activa o cuando acabáis de estar haciendo algo que os ha activado? ¿a vosotros os cuesta dormir cuando estáis dando vueltas a algo que ha pasado durante el día o nerviosos por algo que os toca al día siguiente? Y….  ¿Les puede pasar lo mismo a los niños? ¿cuántas cosas pasan durante un día que pueden hacer que un niño le de vueltas al tema al acostarse o esté algo nervioso o excitado?

Soy de las que suele decir que los niños son como adultos; sin prejuicios, con la mente mucho más fresca y lista para absorber conocimientos e ideas que la nuestra, pero por lo demás como nosotros. Por tanto, si a nosotros hay cosas que nos desvelan, y otras que nos facilitan el dormir, ¿puede ser que con los peques funcionen de forma similar?

Cada niño es un mundo, igual que cada adulto. A algunos adultos nos funcionan unas cosas, y a otros otras distintas. Con los niños pasa igual. Por ello, el tratar de conocer al niño e ir probando cosas que nuestro sentido común nos dicen que pueden ayudarle a dormir son mis únicos trucos infalibles en lo que al sueño infantil se refiere. ¿Qué cosas probar? Yo tiré por lo que creía que a cualquier persona, niño o adulto, podía ayudarle. Establecer una rutina que ayude a bajar el ritmo según se acerca la hora de dormir y que así los niños vayan “desactivándose” paulatinamente. Así mismo, traté de conocer sus ciclos y horas de sueño para no llegar al momento en que están pasados de rosca o cansados de más. Una vez que los niños empezaron a hablar, también repasamos antes de dormir lo que hemos hecho durante el día y tratamos de abordar cosas que les pueden estar preocupando o poniendo nerviosos. Verbalizar, exteriorizar y entender los sucesos y emociones ayuda a que dejemos de darles vueltas en nuestra cabeza. Para esa verbalización y exteriorización, leer cuentos nos resulta de gran ayuda.

*En la foto, uno de los libros que más les gusta leer a los niños últimamente antes de dormir: Uno Como Ninguno. No es un “cuento al uso” sino que es un “libro juego”. Cada página incluye una pregunta relativa a buscar las diferencias que hay en la imagen. Así, cuando se quiere se pueden inventar historias en relación con las imágenes, y cuando se prefiera se puede jugar al tiempo que se lee el libro.

Y, como os decía al inicio, sobre todo intenté armarme de paciencia, así como organizar relevos con el padre de familia, porque había días en los que la cosa se alargaba y mis ganas de descansar un rato hacían que mi deseo porque los peques se durmieran fuera multiplicado por mil.

Lo sé, es más fácil escribirlo o decirlo, que hacerlo. Yo misma, al echar la vista atrás, recuerdo algunos de esos días agotadores en los que mis energías estaban bajo mínimos y sin embargo los peques no parecían tener interés en dormirse, y me canso de solo recordar.

Publicaciones Anteriores Siguiente Post

También Podría Gustarte

9 Comentarios

  • Responder Ana Abril 13, 2016 en 9:40 pm

    Hola Joainoe,
    Estoy de acuerdo contigo!
    La paciencia…es el truco…aunque muy agotador.
    Yo también alucino cuando la gente me dice que su hijo duerme mucho.
    Tengo dos hijos y los dos duermen poco y se despiertan mucho.
    El mayor que ahora tiene tres años y va al colé le tuvimos que quitar la siesta a los dos años y medio,porque sino luego nos veíamos negros para dormirlo.y eso que además lo llevo mucho al parque a jugar,Excepto los dos diss que va a ingles que ese día ya me parece mucha actividades y después del inglés,a casa.
    Le tenemos establecido una rutina que nuca nos saltamos para que se vaya relajando,entre ellas nada de tele antes de dormir.
    Cuando venimos del parque,baño, cena ,cuento y a dormir.
    Hasta hace poco tenía que quedarme en su habitación hasta que se durmiera..eso sí que era paciencia,!.llegue a odiar ese momento,que horror!.alli sentada hasta que se durmiera,y cada vez me iba d ella habitación se despertaba..me tenía yo misma esclavizada,no quería que sufriera pues pensaba que le pasaba como a mí que desde pequeña tenía miedo a dormir sola…
    Hasta que ha nacido mi segundo hijo,hace tres meses.y pensé que no podía seguir así,y ahora con otro…no me veía con fuerzas para lo mismo..así es que le explique qué a partir de ahora ya era mayor,y que después de leer el cuento el se quedaba solito en la habitación como Caillou y se dormía solo.
    Me yudo mucho un libro de Caillou buenas noches.porque veía en ese cuento que Caillou hacía lo mismo que el,se ponía pijama,se lavaba los dientes y su mama le leía el cuento y se dormía solito abrazado a un osito..
    Los primeros diss me quedaba rondando su habitación,para que él me escuchara trastear y no se sintiera solo,y el de vez en cuando preguntaba,mamá estás ahí…hasta que de repente dejo de preguntar y ya directamente se queda solito después del cuento ,me parecía mentira que se durmiera sólo..eso sí ,sigue despertándose todas todas las noches porque tiene miedo,y llora.pero bueno,me levanto le abrazó y se le pasa,o se viene a mi cama,y yo nuevamente le llevó a la suya,o se despierta porque quiere agua,y luego que tiene miedo..aún seguimos con despertares nocturnos,pero nunca cedo y no lo meto en mi cama,me cueste lo que me cueste le abrazó,le beso,le llevó a su cama,nunca nunca le riñó,y le prometo una sorpresa al día siguiente si veo se pone muy insistente a llorar.siempre le compro un nuevo cuento para leer de noche.
    Este es exactamente igual que el mayor cuando era bebe.duerme poco y muy intranquilo.durante el día duerme como mucho,seguido,lo he cronometrado,una hora y siempre con un pequeño llanto en medio porque se le ha caído el chupe.y a la hora ya está despierto.las noches las hace mejor,lógico,tan pequeño y durmiendo tan poco de día o tan irregular..duerme más de noche….eso sí,por las noches cada tres horas biberón,como un reloj..
    Así es que imaginaros,cada tres horas estoy dando biberón,y entre medias sobre 3 o las 4 de la mañana se despierta el mayor con lo del miedo..mi baja maternal es terrorífica….

    Y una cosa que le relaja al pequeño y que te me funcionaba con el mayor cuando era bebe,era ponerle mi mano en la carita ,les tranquiliza mucho porque me huele y se duerme agarrandome la mano.les encanta!!

  • Responder Ana Abril 14, 2016 en 10:04 am

    Diego tiene 28 meses y sigue teniendo rachas en las que lo volvería a meter en mi útero o, directamente, en las que me arrepiento de no haber tenido las piernas más cerradas en su día.

    Duerme mejor, a base de prueba y error. No me ha servido nada de lo que he hecho con él y me ha servido todo.

    Lo único claro: rutinas, como si fuéramos militares. Y dos horas antes de acostarse la casa se prepara para dormir y, con él, todos los que la habitan.

    ¿Por lo demás? Paciencia, mucho amor y mucho café.

    Cada niño es un mundo y el mío sigue buscándonos para calmarse por la noche. Le hemos quitado muchas manías a base de llorar él y llorar nosotros. Lo que nos ha funcionado es estar presente, que el vea que nos tiene, que acudiremos todas y cada una de las veces que él nos llame, pero las noches son para dormir y nada más. Nada de tonterías. Con el mío eso de dejarle llorar solo nada, fue peor. Y tampoco funcionó el colecho o dejarle a su propio ritmo. Con Diego ha sido un método adaptado a él a base de, como decía, prueba y error.

    Conclusión: tira los libros que tengas sobre métodos para dormir y escucha a tu hijo. Y, sobre todo, no tienes la culpa.

    Mucho ánimo, a veces es realmente horrible.

  • Responder Neus Abril 14, 2016 en 10:11 am

    Al teclado otra madre con varios despertares nocturnos.

    Mi hijo ya tiene 2 años y medio y podría contar con los dedos de 1 mano las veces que ha dormido del tirón 8 – 9 horas, por supuesto que las ha dormido él, porque yo me he acostumbrado a despertarme cada 2 – 3 horas, ¿algún día volveré a dormir del tirón?

    Hemos pasado épocas mejores y peores, a veces le cuesta coger el sueño y otras es él el que pide ir a la cama a dormir. He recibido todo tipo de consejos e incluso alguien muy cercano a mí me dijo una vez: “eso no es normal, llévalo al médico!”. Al final lo único que me ha funcionado es la paciencia, algún día, no sé cuándo, mi hijo dormirá mucho mejor y yo no, porque probablemente tenga a un segundo enano dándome guerra por las noches.

    En mi caso, la experiencia de mis familiares (madre y tías) ha sido vital para calmar mi ansia por conseguir que mi hijo durmiera mejor y entender que cada uno tiene un ritmo y por más que yo quiera no lo puedo acelerar o acomodar a mis necesidades.

    Un saludo!

  • Responder Cristina Abril 14, 2016 en 11:14 am

    Muy buen consejo: Paciencia y rutina. A nosotros lo que mejor nos ha funcionado son las rutinas, aún a costa (un poco) del disfrute de los papis). Respetamos casi siempre la hora del baño, la cena y el momento mágico del cuento y la canción. Maria con 2 se despierta muchas noches una vez para un bebe, o para mimos, igual dá, pero se duerme rápido rápido y Alejandra con casi 5 duerme del tirón… bueno, casi siempre. Y a nosotros nos parece que eso es dormir bien y nos sentimos afortunados.

  • Responder Marta Abril 14, 2016 en 12:49 pm

    Estoy de acuerdo, paciencia y rutina. Añadiría tambien la suerte, yo soy muy dormilona y mi hija es igual, se acuesta a las 9/9:30 y se levanta entre 7:30 y 8. Si no tiene ninguna molestia tipo fiebre claro esta, a lo mejor a las 11 se despierta xq ha perdido el chupete y se queja, pero luego sigue durmiendo como un angelito. Eso si cuando esta despierta no para ni un minuto, es muy intensa.

  • Responder Material de Psicomotricidad Abril 14, 2016 en 3:35 pm

    muy buena información! gracias por el post!!

  • Responder Elena Abril 14, 2016 en 4:58 pm

    A mí me funcionaron un conjunto de cosas, no sé en qué medida cada una: rutina bastante rigurosa (includa en verano o fines de semana) de la hora, dormir en nuestra habitación (no colecho sino en su cuna). Así entiendo que adquirió el hábito del sueño y que se despertaba con menos frecuencia al sentir mi cercanía y presencia (a veces una simple caricia o cocerle de la manita le relajaba). Por supuesto hasta los 3-4 meses se despertaba para comer. Con 4-5 y la introducción de cereales se noto un montón el efecto de los hidratos de carbono y el sueño. Empezó a apenas despertarse de noche. Con 6-7 meses dormía del tirón un mínimo de 9 horas. A veces se puede despertar (algún sueño, sed, o esté malito lo que sea) pero diría que es 1 vez al mes aprox. Tiene ahora 2.5 años y sigue durmiendo en mi habitación, hay noches que se hace 12 y 13 horas seguidas. No sé si os pueda ayudar. Saludos

  • Responder SoloYo Abril 14, 2016 en 8:58 pm

    Nosotros tenemos la gran suerte de dormir bastante bien, con 7 meses se duerme a las 8 y hasta las 7, eso sí, con parada a las 12 para tomar el bibe dormidisima. Se despierta alguna vez por chupete, pero no todas las noches.
    Reconociendo la gran ayuda que es que sea marmotilla (como la mama jiji) y que después de la guarde se agotan las pilas, a mí me funciona muy bien el relajarme… Está comprobado que cuando llora si yo me pongo nerviosa la liamos todavía más, en cambio en cuanto consigo relajarme el tema cambia mucho. Así que si lo llego a saber hubiese aprendido a hacer ejercicios de relajación antes de tenerla! Jajajaja
    Eso sí… Cuando crezca un pelin ya veremos!!! Cruzaremos los dedos y… A respirar jajaja

  • Responder Blanca Abril 18, 2016 en 6:30 am

    Joe este post parece que ha llegado para animar mi lunes después de una noche digamos complicadilla. Mi hijo que tiene 19 meses duerme bastante mejor últimamente, pero eso no significa que no se despierte una o dos veces…antes era mínimo 4 veces así que la mejora ha sido sustancial. Eso sí a la hora de irse a dormir según le dejo ahí queda, con un saco harina, por esa parte no me quejo en absoluto. Ojala siga así porque hemos pasado por muchas fases y nunca sabes cual va a ser la siguiente.

    Hoy no es que haya llorado ni nada, este no suele ser de esos, suele ser de los que te ven y tienen ganas de juerga o como hoy que le ha dado por repasar medio en sueños todas las palabras aprendidas en los últimos días….a las 3 de la mañana, tan feliz.

    Y me pasa como a tí, me sorprende la gente que dice que desde el minuto cero su bebé duerme del tirón, no sé que especie de milagro es esa, me da la sensación que contamos solo lo que queremos y el mío es mucho más guapo y más mejor en todo jeje.

    Por cierto me encanta tu blog, decir las cosas como son en el tema de la maternidad es cuanto menos refrescante.

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.