rabietas-ayuda-emociones
Aprende, y más

Pasar de las emociones duras a las blandas

¿Habéis oído hablar sobre la idea de pasar de las emociones duras a las blandas? Para mi es algo nuevo, la verdad. El otro día comentando con Lena ( de la que ya os he hablado antes aquí y aquí ) sobre tema de rabietas y más, salió a colación esa idea. Me pareció algo interesante y que yo desconocía, así que le pedí si podía contar algo más sobre ello aquí.

De emociones duras a blandas

Las emociones duras son aquellas como el enfado, la frustración y la decepción. La cuestión es que detrás de esas denominadas “emociones duras” subyacen normalmente las conocidas como “blandas”: tristeza, soledad, miedo, duelo…

A menudo, las emociones duras son las que más fácilmente se expresan los niños en forma de acción (rabietas, etc.) porque ser conscientes de las blandas y verbalizarlas requiere de auto-conocimiento, un contexto de seguridad, y capacidad de expresión emocional. El problema es que las duras tienden a escalar los conflictos, porque pueden llevarnos a “acción-reacción”, salvo que detectemos la carga emocional blanda subyacente.

emociones-rabietas-ayuda

Es ahí donde los padres jugamos un rol fundamental: si tratamos de evitar la reacción inmediata a las emociones duras y tratamos de darnos tiempo y dar tiempo a los niños (además de herramientas) para identificar la carga emocional “blanda”, lograremos limitar los conflictos y alcanzar una mayor intimidad y afecto.

¿Qué puede haber detrás de esta reacción que está teniendo?” es la pregunta que Lena sugiere que nos hagamos cuando un niño reacciona mostrando su enfado, ira, decepción, etc

Igualmente, podemos ayudarles hablando frecuentemente con nuestros pequeños sobre las emociones; no solo se trata de preguntarles a ellos qué sienten, sino de explicarles cómo nos sentimos nosotros mismos o qué sentimientos experimentamos a lo largo del día.

niños-rabietas-ayuda

 

Si algún día la paciencia escasea o te inspira, te recomiendo leer “no es fácil ser un niño“. A mi me suele ayudar a poner las cosas es perspectiva.

Estas 9 frases también pueden ayudaros a dar un poco la vuelta a vuestro día cuando se esté torciendo un poco.

 

¿Habíais oído hablar de las emociones duras y blandas antes? ¿Lo intentáis aplicar en vuestro día a día?

 

¡Un besazo y feliz día!

Publicaciones Anteriores Siguiente Post

También Podría Gustarte

1 Comentario

  • Responder Sandra DL Casa Febrero 27, 2017 en 10:35 pm

    No lo había oído nombrar así, pero la verdad es que con mi hijo tengo suerte, es extremadamente expresivo con la cara y gestos (está aprendiendo a hablar) y desde que, con un año, empezó a tener rabietas, suele verse claramente cuando es por frustración o miedo( sus dos fundamentales motivos). El miedo lo atajo con un fuerte abrazo y diciéndole que me tiene a su lado, para cuando está frustrado le pido que respire hondo “hijo se que no te gusta pero respira, no te olvides de respirar que si no te ahogas” y me imita y termina calmándose y luego intento dialogar… Espero ir por el buen camino

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.